Saltear al contenido principal

Pocos aromas resultan tan agradables como el de la madera.
Al entrar en una carpintería de las de toda la vida, su peculiar olor nos envuelve, y nos admira la armonía y la belleza de los sutiles objetos en construcción, así como los utensilios característicos utilizados por los ebanistas y carpinteros, auténticas obras de arte en sí mismos.

Las culturas primitivas ya utilizaban la madera para elaborar todo tipo de utensilios. Hasta que los egipcios sublimaron el oficio con los sarcófagos para sus reyes, así como diversas edificaciones propias de su civilización. Ninguna construcción que se precie puede entenderse desde entonces sin la presencia de la madera como material fundamental para dar forma, calidez y belleza a la estructura, desde una gran catedral hasta una sencilla casa de campo.

A lo largo de los siglos, el oficio de carpintero se iba transmitiendo de una generación a otra,
estrechando todavía más los vínculos entre padres e hijos a lo largo del tiempo.
Un claro ejemplo de ello es la familia Nadal y su gran proyecto, Nadal Mobiliari.

Volver arriba
This site is registered on wpml.org as a development site. Switch to a production site key to remove this banner.